El marinero y la sirena

Hoy os voy a contar una historia, una historia de amor, una historia de dolor. Hoy con la botella vacía en la mano y con la mente confusa os hablaré desde lo más profundo de mi ser…
Así empieza esta maldita historia:

El marinero y la sirena

 

El marinero y la sirena

 

Todas las tardes iba a las rocas y me quedaba mirando al mar mientras maldecía al cielo por no poder amarte… yo solo soy un pobre mortal y tu una sirena.

Así pasaba el tiempo y mi desesperación cada vez era más grande. Una idea me rondaba la cabeza, ya que Dios me había traicionado dándome piernas…

Las noches las pasaba blasfemando y bebiendo y de pronto tuve una idea, una maldita idea… Le vendería mi alma al Diablo a cambio de que a ella le diera piernas y pudiera estar a mi lado, ¡¡que idea más necia!!.

Construí una piscina y la llené de agua salada, suponiendo que de esa manera no echaría tanto de menos su hogar, pobrecita…

Se pasaba los días y las noches allí de pie, mirando al horizonte en dirección al mar, buscando su casa.

suscríbete468x60

Mientras, yo me ahogaba en ríos de alcohol. Había noches que sus lamentos me volvían loco y llenaba su cuerpo de mis apestosas babas con olor a ginebra, ella solo lloraba.

Iba pasando el tiempo y la pobre moría poco a poco de nostalgia, este no era su mundo y aunque me amaba y yo a ella locamente, no podía seguir así. Decidí llevarla a la playa y allí decirle que no la quería, que se fuera, que me daba asco (era mentira, porque la quería más que a nada en el mundo). Le grité que se fuera al mar, que no quería saber nunca nada más de ella. Le dije que la odiaba y que nunca la había querido, se alejó llorando mientras yo moría de dolor por dentro, se acercó a la orilla, se lo pensó y se fue metiendo en el agua poco a poco, pero ahora era humana, algo iba mal y una ola se la llevó hacia dentro, no pude hacer nada… Vi como mi amor, mi vida se la tragaba el mar, esa fue la última vez que la vi…

El marinero y la sirena

…Pasaron los años y yo iba todos los días a la playa y allí me tiraba horas y horas delante del mar, en el pueblo me llaman “el loco de las sirenas”. Nadie creía en ellas, pero yo juro que amé a una de ellas, ojalá pudiera verla una vez más. Hoy he decidido pagar al Diablo y darle lo que es suyo… Mi cuerpo destrozado por el alcohol y mi cabeza loca por los lamentos. Poco a poco me voy metiendo en el agua, en lo que un día fue su hogar. Está frío y poco a poco me voy hundiendo… ojalá pudiera tocarte una vez más, adiós mi vida… solo siento oscuridad… adiós…

Esta es la triste historia del marinero y la sirena, nunca he sabido si era un sueño o una historia real vivida en otra vida, aunque a veces por la noche me parece oír un lamento que viene del mar…

Un fuerte abrazo y mucho Rock and Txoron

Visitarme en facebook e instagram

Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+Email this to someone
El marinero y la sirena

Post navigation


3 thoughts on “El marinero y la sirena

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *