el viejo del parque

Hola amig@s espero que todo vaya bien o por lo menos lo mejor posible.

Hoy al cruzar el parque le he vuelto a ver, sentado en el mismo banco y con la mirada perdida. Su cachaba como su única compañía y ese gesto mezcla de tristeza y de espera…

El viejo del parque

 

Hoy he decidido acercarme para ver que le sucede, para preguntarle si está bien, si necesita algo…

Me acerco, me siento a su lado y le digo buenos días, me mira, esboza una mueca parecida a una sonrisa y me da los buenos días. Sus ojos están como apagados pero mantienen un brillo especial, su piel arrugada y viste una chaqueta que la verdad que mola. Tendrá unos ochenta años.

Le digo que le suelo ver muchos días sentado en el parque y en ese banco, pero que siempre está sólo. Me mira como sorprendido y susurra: “¿sólo?, que va, siempre estoy acompañado de mis viejos recuerdos, de mis fantasmas, de mis cosas”.

Tengo que seguir mi marcha y me despido de él hasta la próxima. Levanta torpemente la cabeza y se despide de mi.

Llevo viéndolo semanas allí, mañana y tarde pero hasta hoy no me había atrevido a acercarme. Esta tarde si sigue por allí pasaré a saludarlo.

20:00 salgo de trabajar había quedado para tomar unas cañas pero llevo todo el puto día pensando en el señor del parque, del que no sé nada, ni su nombre…al final decido ir al parque y al llegar le veo sentado en el mismo banco y con ese típico gesto suyo, le he comprado un bollo de mantequilla, espero que le guste, seguro que sí, ¿a quién no le gusta un bollo de  mantequilla?…

Le saludo y me sonríe le doy el bollo y se le pone cara de niño bueno, me da las gracias y comparte un trozo conmigo, le digo que no, que es para él entero. Insiste,  lo parte en dos y me da una mitad.

el viejo del parque

Empezamos a mantener una conversación fluida, le pregunto cual es su nombre y cual es mi sorpresa cuando me dice que se llama Raúl, le digo: “hostia como yo, que buena”, sonríe de nuevo y dice bonito nombre.

Me habla de su vida, de sus malas decisiones, de sus amores, de su trabajo, de su familia…de toda la gente querida que se ha ido y según va hablando me siento identificado en muchas ocasiones. A veces los ojos le brillan a causa de las lagrimas que a veces le salen de alegría y otras de una tristeza que escuece.

suscríbete468x60

Así pasamos más de una hora y yo tengo que marchar, le pregunto si lo acompaño a algún lado, me dice que no, que no hace falta.

Esa noche he de decir que no pude dormir, todo era muy extraño, no pensaba más que en Raúl….

Al día siguiente me levante y fui corriendo al parque y así los días siguiente y los demás meses.

Hoy el día es de otoño, y el parque está lleno de hojas de colores ocres y como no en el banco está él.

Hola Raúl le digo, levanta la mirada y me dice “Hola Raúl” pero con un tono más triste de lo normal… hablamos de las pérdidas de la vida, se acuerda de sus familiares, amig@s, amores y de su gran amor…habla de lo puta que puede ser la vida. Sus ojos hoy solo brillan de tristeza.

Siento esa angustia como si fuera mía, es algo muy extraño…le abrazo y noto que su abrazo hoy es más intenso. Me mira a los ojos fijamente y me dice: “Raúl, ahora ya sabes lo importante de la vida, que es lo realmente importante, no dejes escapar tus sueños y a quien realmente te quiere, di todos los días te quiero a la gente de alrededor, abrázalos y vive cada día con amor e ilusión…”.

el viejo del parque

Ese día al despedirme sentí algo extraño, algo raro…

Al día siguiente no lo vi, ni los días posteriores…ni los meses…ya nunca lo volví a ver…

A veces pienso que ese viejillo del banco era yo, pero quizás solo sean pajas mentales…quizás algún día escriba todas nuestras conversaciones…

Mucha fuerza y Rock and Roll!!. 

ama the beer

Visitarme en facebook e instagram

Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+Email this to someone
El viejo del parque

Post navigation


One thought on “El viejo del parque

  1. Que tierno… en un mundo donde nadie se para a ver a nadie…en un mundo donde el interés humano cada vez cuenta menos… no se si es real o no…pero te dejo una lección… vive y ama.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *