Que el cielo se tiña del color de nuestras guitarras

Aupa gente, ¿biiiien?, ¡¡¡así me gusta!!.

Hoy os voy a contar lo que much@s ya sabéis… soy un “enfermo” de la música.

suscríbete468x60

Que el cielo se tiña del color de nuestras guitarras

 

Que el cielo se tiña del color de nuestras guitarras

Crecí en una familia que mamó a los Dire Straits, Led zeppelin, Dylan, los Doors, y a grandes de la música en Euskera, y claro, cuando era un puto mocoso, dinero que tenía dinero que gastaba en vinilos.

He tenido la suerte de crecer en el mundo del R&R en todas sus vertientes y de hecho, siempre he amado a la guitarra más de a quien realmente tenía que amar, perdón…

Siempre me he sentido un tío privilegiado por que el amor a la música de mi hermano (Markos, grande tío), mis primos y amigos ha sido AMOR…

Tengo unos colegas a los que el teatro (Luis), la música (Txarli, Juan, Burri, Hibai, Iosu siempre estarás con nosotros, incluso ojos azules Txus) nos ha unido tardes, noches con las notas vomitando versos…

Estos “cabrones” han sido parte de mi vida y siempre, siempre lo serán…

Juan con su guitarra, Luis con sus putos poemas, Hibai con el disco de Urtz a todas horas, Burri con sus Baron Rojo, Txus el más sofisticado de todos y el gran GRAN compositor… Txarly …

Siempre pasamos las noches soñando, ilusionados por escribir, componer algo que fuera la polla… y eso amigos siempre lo ha conseguido Txarly, un tío que de verdad es tan impresionante como persona, como su familia…(Jaime, Eva, Oscar gracias por todo), un tío que joder, es parte de mi.

Siempre me he rodeado tanto de crápulas, como de poetas, músicos y artistas, siempre cabalgando la noche y viendo amaneceres llenos de magia.

Esta panda de cabrones son yo y yo soy ellos… gracias, gracias por todo y que nuestros sueños sigan creciendo con nuestros años.

Y que el cielo se ponga del color de nuestras guitarras porque ahí, ahí siempre estarás tú, Iosu.

Un abrazo y mucho Rock and Txoron!!!

Visitarme en facebook e instagram

Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+Email this to someone
Que el cielo se tiña del color de nuestras guitarras

Post navigation


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *