Experiencias de un miope

Hola amigos y amigas, ¿todo bien?… así me gusta, veros de puta madre… Y hablando de veros, os voy a hablar de mis experiencias como miope, sí miope, o lo que es lo mismo, los que de lejos no vemos un pijo.

Experiencias de un miope…

 

Me empecé a dar cuenta de que de lejos no veía bien en el colegio, el profe escribía en la pizarra y a mi me costaba saber lo que ponía, algo no funcionaba como antes, ya no veía con claridad y le tenía que pedir al profesor que me dejará levantarme para poder copiar lo que había puesto, ¡que vergüenza pasaba!. Pero sinceramente, lo que más me jodía no era eso, era no poder ver con claridad la sonrisa o los ojos de la chica que me gustaba. Qué me importaba no ver la ecuación en la pizarra o si la frase tenía sujeto, predicado o su puta madre, a mí lo que me dolía era no poder descifrar tus miradas, ya que eran borrosas y confusas… mis primeras experiencias con el amor y borrosas, ¡¡¡manda huevos!!!

Ahora siempre pienso: “es la hostia poder levantarse por la mañana y no tener que buscar las gafas para poder ver bien”, ya ni me acuerdo. A partir de entonces mi ritual al despertarme es “la tienda de campaña” y buscar las gafas…

He de reconocer que al principio llevar gafas me daba corte y solo me las ponía en el cole para ver la pizarra o en casa para ver la televisión. Y claro, eso de no ver bien daba lugar a un montón de anécdotas… unas graciosa y otras un poco embarazosas.

Me acuerdo cuando en verano nos íbamos la cuadrilla a la playa, nos tumbábamos al sol, casi siempre boca abajo (los chicos ya sabéis el porqué), y de repente alguien decía: “hostia mirar que tía hay allí”, y claro para cuando buscaba las gafas en la bolsa y me las ponía ya había pasado, ¡¡¡joooooder!!!.

Otra putada era cuando no llevaba las gafas y saludaba a gente que saludaban a otros y no saludar a los que te saludaban a ti, cuantos cortes me he pegado. Otro clásico era ir a casa y decirle a tu madre: ” Amatxu se me han roto las gafas… otra vez”, ¡que putada!. Gracias mamá por ser siempre tan comprensiva.

Me acuerdo que una vez estaba en una discoteca y se me acerco una chica que me dijo: “joder tío, que mirada más penetrante, me encanta”, empecé a descojonarme de la risa y le expliqué que esa “mirada penetrante” era debido a que de lejos no veía bien y por eso hacía ese gesto con los ojos. Bueno esa noche gracias a mi miopía triunfe…

Lo mejor fue cuando descubrí las lentillas, fue la hostiaaaa, un mundo nuevo. Claro, empecé a competir en Karate y no podía llevar gafas, si no vaya cuadro, figuraos en un combate a un tío con gafas. Ahora sí, ya podía ver bien los ojos del contrario, ahora ya podía intuir donde me iba a atacar, ahora ya sabía por donde me iban a venir las hostias… o eso creía yo.

Ahora con las lentillas ya podía ver bien en la playa, en la piscina y podía saludar con seguridad a la gente, ahora ya no tenía que mirar para abajo, ahora ya veía las ecuaciones, pero lo más importante, ya podía ver con claridad de nuevo tus ojos y tu sonrisa, aunque hubiera preferido que hubieran seguido borrosos, ya que me di cuenta que tus ojos ya no me miraban a mí y que tu sonrisa era para otro… en fin…

Han pasado los años y lo que antes me daba vergüenza, el ser un gafoso, ahora me encanta y creo que unas gafas bonitas dan un toque de la hostia!!. Daros cuenta que incluso la gente que no necesita gafas se las pone como complemento. Un ejemplo de gafas con estilo son la marca SAWROCKS, gafas que te hacen ser especial. Sabéis lo que os digo: ¡¡¡¡Vivan los “cuatro ojos”!!!!.

experiencias de un miope
Gafas modelo BRADFORD de SAWROCKS (ver web)

Esto de retroceder en el tiempo me ha llevado unos cuantos años atrás y me ha hecho recordar una marca de zapatillas mítica, una marca de aquí, esa marca es “Paredes”.

 

Paredes

experiencias de un miope

suscríbete468x60

Hace poco volví a ver unas Paredes y para mí dije: “Hostiaaa que recuerdos”, cuantos pasos en mi vida he dado con unas Paredes y cuantos tropezones también, jajaja, pero eso es ley de vida…

Eran… y son, unas zapatillas, playeras (como las llaméis en vuestra zona) muy míticas en aquel tiempo, yo tenía varios modelos, a mi me encantaban.

Me las compraba mi madre y el otro día al recibirlas lo primero que hice fue subir a casa de mis aitas (padres) para enseñárselas. Abrí la caja y mi madre sorprendida dijo: “Unas Paredes, Raúl, ¿te acuerdas cuando te las compraba?, ¿todavía existen?!”. Pues eso es lo que me habéis preguntado mucha gente al ver las fotos en Instagram y Facebook… pues sí, sí que existen y no solo eso sino que tienen unos modelos flipantes, diferentes estilos, diferentes rollos…

Para mi ha sido una gran sorpresa, reencontrarme de nuevo con esta marca y la verdad que el modelo elegido por mí, el “modelo competición” me encantan, con ese toque vintage, retro que tanto me gusta y encima son súper cómodas.

experiencias de un miope
Modelo Competición

Os animo a pasar por su página para ver que os parecen, para algunos será un reencuentro y para otros un descubrimiento… pero a todos estoy seguro que os encantarán.

Visitar página web

 

También quiero daros las gracias a todos y todas las que habéis hecho que el “Txoron beard Soap” edición limitada se agotase, por todos los mensajes y comentarios diciendo que os encanta, pues bien anunciaros que en breve estará listo el “Txoron Beard Soap nº2”, todavía más flipante que el original, del mismo color negro, con el mismo aroma pero con un nuevo toque que le hace diferente.

Experiencias de un miope

En el siguiente post hablaremos de él.

Pd: Sabéis a que me refería arriba cuando decía lo de “la tienda de campaña” al despertar?… y si no preguntarle a vuestro hermano, novio o amigo… ellos os sacaran de dudas…

Un fuerte abrazo y mucho Rock and Txoron!!!

Visitarme en facebook e instagram

Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+Email this to someone
Experiencias de un miope

Post navigation


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *