S.O.S Borrokan

Aupa gente!!

Hoy os voy a contar algo que ocurrió hace mucho tiempo, os voy a hablar de un grupo de música, no de uno cualquiera, no de uno más. Os voy a hablar de “S.O.S Borrokan”. A partir de ahora los llamaré para abreviar los “S.B”. Algun@s de vosotr@s estaréis pensando: “¿y quién cojones son S.B?, no los he oído en mi vida“. Paciencia, las leyendas a veces no son conocidas por todo el mundo…

Sueños de Rock and Roll

 

“Sueños”

Es verano y hace calor en Zalla. Una cuadrilla de adolescentes pasa la tarde hablando de chicas y de música. Hablan de Dire Straits, Mike Oldfield, Lou Reed, Eric Clapton, Asia, Leño, Barón Rojo… sueñan mil aventuras. Son los años 80 y los sueños a veces se consiguen y otras veces no…

Estudian en diferentes colegios de la zona, pero siempre que pueden quedan en la plaza del pueblo. Unas pipas, un radio casete y su eterna compañera… la música. No necesitan nada más. Pasan las horas arreglando el mundo a su manera, hablando de las chicas que les gustan, soñando con el sexo… las hormonas disparadas y sobre todo hablan de música. Uno de esos adolescentes, es alguien que siempre que me miro en el espejo intento buscar, quizás busco la nostalgia de un tiempo mágico y duro a la vez, uno de esos amigos… soy yo… los otros son Juanpe, Koldo, Jesús, Ander, Tomás, Aitor, Gorka y alguno más.

“La primera guitarra”


S.O.S Borrokan

Mi primera guitarra me la regaló una de mis abuelas. Era el día 6 de Enero, día de Reyes. De pequeño siempre hacía que tocaba la guitarra, daba igual que fuera con la escoba, una raqueta de tenis, incluso con una barra de pan.
Mi abuela pensaría: “ vamos a regalarle una guitarra y así, no nos joderá el pan“, jajajaha.

Era una guitarra española, yo tendría unos 9 años. Jooooder por fin podía hacer el chorra pero con una guitarra de verdad. ¡¡¡Me sentía Dios!!!.

“Influencias musicales”

Gracias a mis primos mayores y mi hermano (también mayor que yo), siempre he escuchado música cojonuda. Siempre he crecido acompañado de la guitarra de Mark Knopfler. En casa, sonaban Dire Straits a todas horas, pero también sonaban todo tipo de grupos de música, tanto en inglés, castellano y euskera.

Gracias a mi familia por hacer que sea un gran amante de la música.

“La guitarra acústica”

Pasaron los años y la guitarra española ya se me había quedado pequeña, era una guitarra de tamaño infantil, era para niños. Necesitaba algo más. Les insistí a mis padres que necesitaba una nueva, una mejor y ya de un tamaño normal. Y al final lo conseguí.

Todavía recuerdo a mi madre acompañándome a comprarla a Bilbao. El viaje en tren con el billete de ida y vuelta entre las manos y una emoción de la hostia. Tendría unos 14 años o así. Era una guitarra acústica, una “Yamaha”, sonaba muy bien. Compramos la guitarra, cuerdas, púas y una funda. Ese día mi madre aparte de comprar una guitarra hizo que su hijo fuera enormemente feliz.

No me acuerdo cuanto costó, era en pesetas y supongo que mis padres tuvieron que hacer un gran esfuerzo… gracias…

“Repetimos otra vez”

Siempre escuchaba discos, a todas horas y tocaba la guitarra encima de las canciones, hasta que me salía. Podía pasar una tarde entera repitiendo una canción hasta que sonaba como tenía que sonar. Disfrutaba con ello, soñaba estar tocando en directo, soñaba ser una rock star

Nos juntamos unos cuantos y hablando con Juanpe “el panadero”, dijimos: ” joder Juanpe, tu hermano Aitor toca en un grupo, dile a ver si puede darnos clases de guitarra“.

Unos días más tarde ya estábamos en el local de ensayo del grupo “Lakre”, aprendiendo a nuestra manera y quemando la paciencia de Aitor.

S.O.S Borrokan

“Más música”

Aparte de los grupos anteriormente citados, también empezaba a escuchar grupos de todo tipo. Desde Kortatu, Eskorbuto, la Polla, Hertzainak… a Iron Maiden, Dio, Twisted Sister y un largo etc. Un popurrí de estilos, un cóctel de influencias.

Cada semana compraba lp’s nuevos. Cuando llegaba a casa los tenía que meter a escondidas, ya que si me veía mi madre me decía: “pero otra vez con más discos, ya has comprado más música“.

Compraba de todos los estilos, rock, pop, sinfónico, heavy, punk… de todas las épocas. Era una esponja que absorbía todo.

suscríbete468x60

Actualmente tengo en casa una colección de más de 1000 vinilos, unos 2000 cd’s y tropecientos mil casetes.

“Oye tíos vamos a hacer un grupo…”

Es verano y pasamos las tardes en las piscinas, y las noches en las fiestas de los pueblos de alrededor. “¡Tios! Nos gusta la música, tenemos algún instrumento y seguro que a las chicas que tengamos un grupo les va a molar!!!.” “Joooder, ¡¡¡pues ya esta!!!”, “¡¡¡vamos a montar un grupo!!!, ¡¡¡vamos a ser la hostiaaa!!!“. Aquí empieza todo, el viaje a la cima del rock… un viaje inicíatico de un puñado de adolescentes, con ganas de pasarlo bien y de ser como los tíos de los posters que teníamos en la pared. Un viaje a mil aventuras, un viaje en el que fuimos perdiendo la inocencia por el camino… aquí nace la leyendaaquí nace S.O.S Borrokan.

“Primeros ensayos”

Quedábamos Juanpe, Koldo, Ander y yo para tocar en cualquier sitio, en casa de uno o de otro, en la plaza, en el monte o en la luna si hiciera falta. Tocábamos versiones de canciones que nos gustaban, también componíamos las nuestras propias. Experimentábamos con todos los sonidos. Pasaban las horas y al final marchábamos para casa con los dedos machacados y con una gran sonrisa en la cara.
Joder, que buenos tiempos… ¿por que el tiempo cambia tanto las cosas?, supongo que es ley de vida…

“Primer concierto…”

Eran fiestas de Zalla, nuestro pueblo, y la comparsa “Ederrak” nos ofreció dar un concierto. Hostiaaaaa!!, siiii, claro que si. Era la oportunidad esperada, ¡¡Íbamos a tocar en directo por fin!!.

Aceptamos rápidamente y nos pusimos a preparar el repertorio como locos. Ensayamos y ensayamos hasta el gran día.

Era sábado, fiestas, Zalla iba a estar a tope de gente y nosotros íbamos a tocar, ¿qué más se puede pedir?.

La verdad es que estábamos nerviosos, esa sensación que luego más adelante me ha acompañado siempre que pisaba un escenario para hacer teatro.

Decidimos mitigar el nerviosismo con algo de alcohol… lo justo para estar con ese puntillo guay… pero no calculamos bien el tiempo. Todavía faltaban algunas horas para el concierto y empezamos a beber demasiado pronto…

Fuimos al lugar donde íbamos a tocar, allí estábamos en el escenario Koldo, Juanpe, Ander y yo. Esperando la hora… acojonados… pero con ganas..

… Hostia pilla alguna birra más… que todavía queda media hora…

¿Qué paso en el concierto?… sed pacientes… y ya sabéis ¡¡Rock and Txoron!!

 

Visitarme en facebook e instagram

Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+Email this to someone
Sueños de Rock and Roll

Post navigation


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *