Un día cualquiera

Mañana de lluvia…

Me asomo a la ventana, parece que llueve, eso no me debía extrañar viviendo donde vivo, pero para ser sincero, me jode!. Los días de lluvia no me gustan demasiado. La lluvia está bien para verla u oírla desde casa, mientras estas en el sofá con buena compañía.

Así empieza la nueva entrega de:

Un día cualquiera (parte III)

 

Hoy no tengo que ir a trabajar, tengo día libre. Suele pasar a veces, que cuando estas trabajando hace unos días buenísimos y luego cuando libras hace unos días de puta pena. Pues hoy es uno de esos días.

Salgo de casa, metido en unos pantalones pitillo negros y con unas botas negras, la camiseta de que color?, muy bien!!, negra, acertasteis!!. Parece que me he puesto de acuerdo con el día, un día oscuro, un día gris… además decido no sacar el paraguas… (error).

Voy corriendo hasta el coche, si es que me acuerdo donde lo tengo… porque hay veces que aparco y como voy con mil cosas en la cabeza no me fijo donde lo dejo, y al día siguiente tengo que hacer un recorrido físico y mental por el barrio para ver si de repente me viene la “luz” y me acuerdo.

Intento sortear los charcos mientras me voy acordando del “hombre del tiempo” que para hoy daba un sol cojonudo. Oye, que igual hace un día de la hostia de bueno, pero lo que pasa es que la única nube que hay me persigue a mí, puta nube!!!.

Hay una cosa que me jode mucho, es pisar la típica baldosa del suelo que está floja y te salpica agua, y sí, lo acabo de hacer. (A que jode?!). Voy tapándome por debajo de los tejados de los edificios, solo espero, que no me caiga la también típica gotera que te da en la coronilla o se te mete por el cuello.

Parece que se pone a llover más fuerte, voy a tener que refugiarme a la entrada de un portal, pero joder!!, que solicitados están!!, están todos llenos de gente refugiándose de la lluvia y pensando: “bah enseguida pasará”. De repente veo uno libre, mi vista se fija en él, mi cuerpo se sincroniza para correr hacia ese lugar protegido, ese pequeño espacio donde no mojarme, casi estoy llegando… hombre no me fastidies!!, ¿de donde han salido estos tres que me han quitado mi “pequeño paraíso”, “mi tierra prometida”?. Les lanzo mi mirada de tigre, profunda, pero supongo que más que un tigre encabronado parezco un pollo remojado…

Y pienso: “que le den por culo a la lluvia, a las baldosas, a las goteras… voy a ir paseando, despacio, mojándome, sintiendo las gotas en mi cara, sintiendo la naturaleza y como no sintiendo los ojos de la gente que pensará: y este loco que hace?… y sabéis lo que os digo que me da igual, voy a disfrutar de la lluvia… de esa sensación de libertad, de esa sensación de… de ser el gilipollas de turno que va empapado de arriba abajo…

Decido regresar al dulce hogar, total solamente iba a ir a comprar unos discos, iré otro día. Creo que pasaré el resto de la mañana ordenando cosas e ideas, que falta me hace!!

Veo que en el buzón me han dejado algo, entre una colección de facturas veo algo diferente, algo llamativo, lo cojo, lo miro y es publicidad, publicidad de una empresa de aguas!!, hombre no, más agua no!!.
Pero hay más cosas, veo una caja…

Cepillo DESSATA BEARD BRUSH by HEY JOE!

Un día cualquiera

…También me han dejado un paquete, viene de la marca de productos para barba “Hey Joe”, lo abro y es un kit compuesto por su champú, aceite para barbas (de los que ya he hablado en anteriores post) y otra cosa, que parece un ratón de ordenador. Me quedo sorprendido, lo cojo y ahí va la hostia!, es un cepillo para la barba, que guapo, diferente a otros cepillos, tanto por estética como por materiales. Creo que es un kit imprescindible tanto para barbudos que se estén iniciando en el mundo de las barbas como para barbudos expertos. Me parece un regalo o autoregalo cojonudo.

Pero ahora os voy hablar del cepillo:

 

Un día cualquiera

Tiene un diseño innovador, estudiado cuidadosamente para proporcionar un resultado espectacular en el desenredado y cuidado de tu barba.

Es una estructura de púas hechas de un material termoplástico especial. Estas púas son flexibles y de tres longitudes diferentes, lo que les permite doblarse cuando se encuentran con enredos en tu barba; así no da tirones. Sin embargo, son lo suficientemente firmes para poder desenredar suavemente, rápido y sin esfuerzo, a la vez que proporcionan un suave masaje en tu piel.

No rompe el cabello, no provoca electricidad estática y protege la cutícula capilar, proporcionándole a tu barba un aspecto brillante y unas puntas mejor definidas.

Puedes usarlo tanto en seco como en mojado y es genial para finalizar el tratamiento después de aplicarte tu aceite, sérum o bálsamo de barba favorito.

La verdad es que es un cepillo diferente, yo lo estoy usando y las impresiones son geniales!!!. De nuevo felicidades cocodrilos!!!.

Ver página web

 

Una vez seco y cómodo en casa, decido ordenar mis vinilos, mis ideas, intento actualizar una agenda bastante apretada. Mientras escucho música que me lleva años atrás y me trae recuerdos de momentos inolvidables.

Quizás el día gris me haga sentir melancólico. Quizás la lluvia me haya hecho viajar en el tiempo, aunque solo sea con la mente. Quizás sea un momento de placer y tortura a la vez, revivir tantas cosas que ya no volverán… un día os contaré cosas como por ejemplo la historia de mi primer grupo de música (s.o.s borrokan), toda una “leyenda”. De mis años en el teatro, de cuando corría carreras y las ganaba… o no. De mis amigos y amigas. De mi familia. En definitiva de mi.

Empiezo a notar un agujero en mi estomago. Creo que voy a comer , me apetece algo ligero, ya está, ya se lo que quiero, Tomates de la huerta de mis padres, impresionantes!!!, cebolla morada de Zalla, la mejor!! Y un buen aceite de oliva virgen extra.

suscríbete468x60

Hablando de aceite… os voy hablar de un producto brutal, con un packaging alucinante. Y no, no tiene que ver con la barba, tiene que ver con la alimentación. Ya os dije en anteriores post que os hablaré de cualquier producto que me llame la atención.

Aceite de oliva virgen extra Heroína

Un día cualquiera

Lo primero que me llamó la atención es la imagen, muy bien cuidada, tanto la caja de cartón, la botella y la etiqueta. Son unas pin up preciosas. Realmente la presentación me parece chulísima.

Pero claro, cuando abres la botella y descubres el aceite, su color, aroma, textura… acabas enamorándote de esta marca… Heroína.

¿Pero realmente que es Heroina?

Son tres heroínas pin up con alas y con una estética vintage, presentadas en frasca de cristal transparente, que nos recuerda mucho a las antiguas botellas de farmacia y que permite ver el color del aceite, para que no tengas dudas de lo que hay en el interior.

El proceso de envasado y etiquetado es, totalmente artesanal.

Tiene tres tipos de aceite.

Hojiblanca, Hojiblanca perdigón y Hojiblanca ecológico.

Unos aceites sublimes y si luego, conoces a las personas que están detrás, te das cuenta del mimo y la ilusión con la que hacen las cosas.

Me encanta la gente que apuesta por un sueño y luchan día a día, pero si encima ofrecen un producto de primerísima calidad, eso ya es la rehostia!.

En este caso hablo de Lola y Angelo, personalmente no los conozco, pero si que he hablado varias veces con Lola y esto es lo que ella misma nos cuenta sobre Heroína:

“- HEROINA en este momento cumple 6 meses, tras varios años haciendo aceite para nosotros decidimos dar el salto y vender bajo nuestra propia marca.

HEROINA es un homenaje a la mujer. Sobre todo, a la mujer del siglo XXI: Luchadora, trabajadora, madre, emprendedora…

Los aceites son virgen extra hechos en Málaga, concretamente la aceituna se encuentra a los pies de la sierra de El Torcal. (Los tres tipos son Hojiblanca)

Son aceites sin filtrar y presión en frío. Conseguimos menos litros al no meterle calor durante la molturación, pero a cambio obtenemos puro zumo, que es nuestra prioridad: la calidad.

La decantación es natural. Se mete el aceite durante un mes en un depósito siempre lleno y los posos se depositan en el fondo.

 

Como veis pura calidad la de este oro liquido. Lola y Angelo consiguen un producto totalmente recomendable, de una calidad impresionante y joder es que encima hace bonito en la cocina. Os recomiendo visitar su página para tener más info de este tesoro culinario.

Ver página web

 

 

Saboreo este manjar mientras veo como las gotas de lluvia golpean mi ventana y mis recuerdos. Creo que es uno de esos días que echo de menos a gente, de esos días que las viejas fotos te recuerdan la ausencia de los que se fueron…

Mucho amor y mucho Rock and Txoron!!

Visitarme en facebook e instagram

Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+Email this to someone
Un día cualquiera (parte III)

Post navigation


2 thoughts on “Un día cualquiera (parte III)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *